Martes, 16 de Septiembre, 2014 Santo Domingo, República Dominicana

EDITORIAL

Renovación agrícola

EDICIÓN IMPRESA

SOBRE NOSOTROS

Quiénes Somos
Contáctenos
-334,808 Lectores Online
Opinión
Volver a portada Opinión
 
9/5/2007
Una identidad mal definida De Trujillo a nuestros días

Compartir:

 

El pasado es pasado, pero tenemos que tenerlo en cuenta para no cometer los mismos errores. Cuando analizamos la identidad dominicana, no se trata de estar a favor o en contra de los haitianos, como han querido hacer ver algunos para desviar la atención, sino de un tema mucho más importante que afecta a la República Dominicana como país. Si no somos objetivos y situamos los hechos históricos en su contexto podemos cometer errores monumentales. No podemos conformarnos con una versión simplista de la realidad y de la historia.

 

Cuando el asesinato de Trujillo dejó paso a la transición de Joaquín Balaguer, las relaciones entre la República Dominicana y Haití cambiaron en las formas, no en el fondo. El racismo, camuflado en forma de odio hacia los haitianos, ha perdurado por mucho tiempo en la sociedad dominicana.

Pocas personas son conscientes de que ese rechazo hacia todo lo que representa Haití, no es más que un reflejo de nuestra identidad mal definida. Existe una estructura mental que extrapola las valoraciones sociales en base a una realidad en que lo "hispano" se asocia al desarrollo y lo "negro" a la incultura y al retrazo. Haití se asocia a lo salvaje, al Demonio a través del vodú, a la pobreza y al atrazo socieconómico.

Los más perjudicados por esta inexacta creación identitaria han sido todos aquellos dominicanos que por su aspecto físico pueden parecer haitianos. Recordemos que en nuestro país han existido personas negras desde el principio de La Colonización. 

 Algo tan sencillo como admitir que el dominicano puede ser de cualquier color y que todos tienen los mismos derechos, es algo que no se ha planteado seriamente, porque nuestra errónea creación de la identidad impide que se hable del tema racionalmente, dejando a un lado la relación con Haití.

Es evidente que la gran mayoría de los dominicanos somos mulatos, descendientes del mestizaje entre españoles y africanos, pero a pesar de esto, algunas personas continúan insistiendo en la teoría Tri-racial de los dominicanos cuando los indígenas fueron, prácticamente, exterminados. Este hecho tiene una explicación lógica. Esta reivindicación de la herencia indígena obedece a esta falsa definición de la identidad dominicana que intenta renegar de una parte de su cultura, para identificarse únicamente con la cultura y la genética hispana. Cualquier persona, mínimamente estudiada, sabe que la Cultura y la Genética son cosas diferentes. Lo mismo ocurre con la hispanidad y la identidad. Culturalmente hablando, somos un país hispanoamericano, pero el único en el mundo en donde la mayoría de la población es mulata. Eso es lo que define nuestra identidad. Cuando se trata de temas tan delicados como éste, no podemos confundir los términos, porque pueden desviarnos del tema central.       

   

La historia no siempre tiene que ser como la conocemos. Trujillo y Heureaux fueron dos dictadores implacables, pero también pueden ser vistos como personas con grandes ansias de poder que pertenecían a una minoría en la élite política y económica dominicana. Si lo miramos desde este punto de vista, para mantener su régimen, tenían que reforzar su control sobre el país; ya que ellos representaban una identidad dominicana distorsionada. La ambición de Trujillo era tan grande que lo llevó a convertirse en uno de los 10 hombres más ricos del mundo. Se le calculaba una fortuna de unos 650 millones de dólares. Se podría decir, sin miedo a exagerar, que Trujilo era la República Dominicana. Éste último, es uno de los personajes que más influencia han tenido en la formación de la identidad dominicana. El caudillo tenía una visión del país muy particular. Para él la identidad dominicana se planteaba en base a lo "hispano" (blanco) y en contra de lo africano o haitiano. El inconveniente es que existe una parte de la población dominicana descendiente de los africanos que no encajaban en esta visión de identidad. Según se cree, esta idea lo llevó a protagonizar el lamentable episodio de 1937,  que se saldo con el asesinato de entre 15.000 y 20.000 haitinos. Lo curioso es que a pesar de tratarse de un tema importante, no existe información clara que explique los hechos. La versión más extendida es que se realizó para evitar la supuesta "invasión pacífica" de los haitianos, pero se evita decir que Trujillo los dejaba pasar para trabajar en los ingenios azucareros, y que además, compraba a políticos haitianos como Elie Lescot para desestabilizar el país y evitar la formación de complots con intenciones de derrocar su régimen. Según se cree, el verdadero motivo de la masacre fue su creencia de que el gobierno haitiano estaba apoyando a exiliados dominicanos para derrocarle.

 

Por un lado odiaba a los haitianos y lo que éstos representaban, y por el otro firmaba acuerdos, como el de 1958 con François Duvalier para protegerse mutuamente. A pesar de que los problemas fronterizos se resolvieron en 1929, y se ratificaron en 1936, Trujillo continuaba utilizando a Haití como chivo expiatorio. No escatimó medios y recursos para crear una ideolgía anti-haitiana basada en mentiras, estereotipos y prejuicios para distorsionar la realidad y esconder sus intereses particulares. Para algunos patriotas dominicanos, Haití representa la "exterminación añorada", como decía Algel del Rosario Pérez. El discípulo de Trujillo, Balaguer o "muñequito de papel", quien fue el encargado de la transición a la Democracia, se sirvió del aparato militar y político del tirano para perpetuarse en el poder. Los "doce años" fueron una especie de continuación de los métodos trujillistas.

 

Existen encuestas realizadas en el país que hablan de que hasta hace poco, cerca de un 80% de los encuestados no daría su voto a una persona de "raza" negra o mulata. No se trata de una contradicción, sino de un problema identitario. La razón es que las estructura mentales son muy difíciles de cambiar. Un estudio publicado en el 2005, demostró que el 86% de los entrevistados cree que la sociedad dominicana es racista. Un resultado curioso se observa en las encuestas al preguntar a la gente sobre su étnia. Según esto, el 73% son mulatos, el 11% son negros y el 16% son blancos. Otros estudios dividen a la población dominicana en: 70% mulatos, 15% blancos y 15% negros. Las encuestas realizadas por extranjeros constatan que estos datos no se adaptan a la realidad, ya que las definiciones étnico-raciales son muy subjetivas. Si tenemos en cuenta la primera división, muy aproximada a la oficial, y los haitianos residentes en el país, la deducción es que en la República Dominicana no hay personas de "raza" negra. Los negros son los haitianos. 

 

Si realizan un sencillo problema matemático, teniendo en cuenta que la población dominicana está cerca de los nueve millones, y que los haitianos residentes son unos 800.000, verán que cerca del 10% de la población es haitiana, por tanto muchos dominicanos negros se definen como mulatos, y muchos  mulatos claros se definen como blancos. Según mis cáculos, teniendo en cuenta las migraciones, en R.D. solo existe en torno a un 10%  la población que se puede definir como caucásica (blanca). Esta asociación entre negro y haitiano no es una casualidad, sino una consecuencia de esta identidad mal definida, ya que desde 1503 se tiene constancia de esclavos negros en la parte oriental de La Española. Se sabe que hacia 1505, Nicolás de Ovando de pide al rey Fernando que autorice la importación de negros para trabajar la caña de azúcar. Los primeros esclavos en llegar fueron los "ladinos", que eran esclavos nacidos en España y cristianizados. Poco despúes llegaron los "bozales", es decir, esclavos traídos directamente de África.      

 

Si se repasa la historia de los presidentes dominicanos, los negros o mulatos han sido dictadores (Heureaux, Trujillo), o han llegado al poder en circunstancias particulares (Fernández, Luperón), lo que repercute negativamente sobre su imagen. La historia muchas veces es injusta con personajes como Gregorio Luperón, posiblemente, el más auténtico patriota dominicano de todos los tiempos. Ulises Heureaux, de padre haitiano y madre de la Antillas Menores, comenzó gobernando según la Constitución en 1882, pero se convirtió en un dictador, suprimiendo derechos y libertades civiles, dejando el país en bancarrota. Trujillo, el "Benfactor de la Patria Nueva", tenía unos delirios de grandeza tan enormes que hasta le cambió el nombre a "La Capital", y la convirtió en Ciudad Trujillo. Ordenó poner en las iglesias: "Trujillo en la Tierra, Dios en el cielo".

        

En un país en donde la identidad se ha construido desde lo étnico y no desde la cultura, y donde los criollos obtenían privilegios, no es de extrañar que Trujillo y Heureaux acabaran convirtiéndose en dictadores, ya que su aspecto no encajaba en la idea de dominicanidad fomentada. Para mantenerse en el poder, estos personajes tenían que ceder muchos privilegios a los criollos, creando una sociedad más desequilibrada económicamente, lo que hacía necesario un mayor control para reforzar la dictadura. El mulato Trujillo, instaló una de las dictaduras más represivas y sanguinarias del mundo, pero además estaba obsesionado por el "refinamiento de la raza", es dicir, "blanquear" la identidad dominicana. Con este objetivo fomentó la inmigración de origen europeo, y se autoproclamó "defensor de la identidad nacional".         

 

El sistema estratificado que ha dejado como legado el coloniaslismo y el imperialismo crea maneras de pensar e ideolgías muy difíciles de desmontar, en sociedades muy estáticas, en donde los ascensos sociales son complicados. En América Latina, el resultado de la colonización ha sido una sociedad con "estructura piramidal" en la que lo blanco se asocia al poder y al desarrolo, y lo negro a la pobreza y la incultura. En este tipo de sociedades, los que están en la cúspide son el modelo a seguir. Hay que recordar, para los que tengan memoria histórica y hayan estudiado, que José Francisco Peña Gómez se declaró en guerra con un sector del Ejército Nacional Dominicano para pedir en 1965 el retorno de Juan Bosch sin elecciones. Bosch fue el fundador del PRD. La gente que se oponía a este líder como candidato a la presidencia, aludían a su descendencia haitiana y a una posible unión entre los dos países, olvidando que en la República Dominicana, desde el principio de la colonización, siempre han habido negros a afrodecendientes. Esta excusa tan descabellada escondía nuestra ignoráncia en el tema "racial", y esconde los verdaderos motivos de este odio. A Peña Gómez no lo querían por negro, buscar explicaciones sin sentido es dar vueltas en círculos, convirtiendo el tema en un una historia interminable.

 

Nuestra construcción identitaria ha creado una "sociedad acomplejada" que tiene grabado en el disco duro de nuestra memoria la inferioridad intelectual de negros y mulatos en relación a lo blanco. Este hecho hace poco probable que un candidato mulato oscuro o negro, aún teniendo formación para ello, tenga alguna posibilidad como candidato a la presidencia, a pesar de ser la mayoría de la población. Imaginar por un momento que los haitianos no existiesen. El racismo existiría, pero con más fuerza que ahora, porque no tendíamos un chivo expiatorio. Por más que algunos lo intenten negar, nuestro aspecto físico (fisonomía) nos delata, pero nuestra distorsionada identidad nos impulsa a "negrear", es decir, discriminarnos entre nosotros por tonos de color en relación a lo hispano y en contra de lo africano. Nos consideramos, en general, descendientes de los españoles (es decir, blancos), y rechazamos los nexos con Haití, cuya composición étnica concebimos como africana (es decir, negra).

 

El mito de la superioridad de la "raza blanca", disfrazado de hispanidad, es el mecanismo ideológico que ha utilizado la élite para mantener unos privilegios que el resto de la población asume como normales. Los dominicanos, por tanto, nos consideramos superiores a los haitianos, pero al mismo tiempo no nos damos cuenta que estamos justificando que somos inferiores a otros. Este pensamiento o actitud se ha convertido en una menera de jugar con la ignorancia e incultura del pueblo. Por este camino se ha llegado a una dinámica en que la cultura afroamericana se menosprecia o se intenta olvidar. Lo que hacemos en realidad es extrapolar el racismo europeo, cuando nuestras sociedades latinoamericanas son muy diferentes a las de Europa, donde la composición étnica es muy similar.

 

El colonialismo y el imperialismo condujeron a una pérdida de identidad y valores tradicionales de la población indígena. Ambos fenómenos, fueron la consecuencia lógica del Capitalismo para obtener materia prima, mercados y una salida al asfixiante crecimiento demográfico europeo. Desde el descubrimiento y su porsterior colonización, la República Dominicana y la República de Haití han habitado en La Española de espaldas la una a la otra. Todo el mundo sabe que se trata de dos países con diferencias culturales, económicas, lingüísticas, y  sobre todo, étnicas.                  

 

Al negarle la nacionalidad dominicana a dos niñas, Dilcia Yean y Violeta Borico Cofi, nacidas en la República Dominicana, el Gobierno violó el derecho de nacionalidad y el derecho de la igualdad ante la ley, congretados en los artículos 3, 5, 19, 20 y 24 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos "Pacto de San José". Si estas dos niñas hubiesen sido españolas o alemanas, se trataría el tema de igual manera?. No lo creo. Cuando el canciller dominicano Carlos Morales Troncoso acusó al Robert F. Kennedy Memorial Centre, de haber otorgado el premio de los Derechos Humanos a la activista Sonia Pierre, acusándolos de estar alejados de la realidad de la isla, demostró la falsedad política de sus palabras, sobre todo, porque se trata de uno de los principales accionistas del Central Romana Corporation. Tengo la gran suerte de conocer casi todo nuestro país, y les aseguro que el trato hacia los haitianos no es bueno, por más que algunos se empeñen en negarlo. ¿Si algún dominicano defiende a sus compatriotas en Nueva York, Madrid o San Juan, tienen que expulsarnos a todos?. A estos falsos patriotas de les ve el plumero. Nosotros si que podemos irnos a otro país a trabajar, pero los haitianos no pueden venir al nuestro. ¡Que sarcasmo!. Su presencia en la construcción, el turismo, las zonas francas y el servicio doméstico es necesario en nuestro país.

 

A principios del siglo XX, durante la "Danza de los millones", la mano de obra haitiana posibilitó el desarrollo de importantes obras públicas como la carretera Duarte (1922), la Mella (1922) y la Sánchez en 1926. Lo que no puede pretender ningún humano racional es que los braceros haitianos, después de la crisis de la indústria azucarera, vuelvan tranquilamente a su país, que está peor que el nuestro en todos los sentidos, después de ver sus condiciones de vidas mejoradas. La aplicación de las leyes migratorias de un país no tienen nada que ver con las barbaridades que se dicen y se pueden leer. He podido escuchar, incluso que Estados Unidos, Canadá y la Comunidad Internacional quieren fusionar ambos países. Esta idea fue creada por Balaguer para continuar con su política antihaitiana. Menuda estupidés. Quien afirma esta barbaridad hace evidente su escasa inteligencia y le hace ver fantasmas donde no los hay.

 

Incluso después de la abolición de las fuerzas armadas haitianas, la idea de la invasión sigue siendo utilizada para fomentar el antihaitianismo, que se ha convertido en una reivindicación de la dominicanidad. Esta mal formación de la identidad dominicana confunde a mucha gente, induciéndole a pensar que todas las personas negras que residen en la República Dominicana son haitianos, y por tanto, aunque sean dominicanos son objeto de discriminación. El Gobierno se empeña en centrar el problema en los haitianos, cuando cualquier persona mínimamente estudiada se da cuenta de que el racismo identitario es un problema que arrastra el país desde hace mucho tiempo, y que repercute sobre nuestro desarrollo. No podemos echarle la culpa a la Iglesia, ni las ONG's. Se trata de un problema interno que tenemos que solucionar los dominicanos. El supuesto complot internacional para realizar una fusión entre los dos países que habitan la isla, es un buen guión cinematográfico, pero una mentira poco creible.    

 

Llegados a este punto, nadie puede defender a los haitianos, porque eso es ir en contra de la República Dominicana. Nuestro país está en su derecho de expulsar a los extranjeros ilegales que se encuentren dentro de sus fronteras, pero también está sujeto a unas leyes internacionales que no se respetaron en el 2005 con la expulsión de unos 3.500 indocumentados en el paso fronterizo Dajabón-Quanamithe. Esa transgresión de las leyes internacionales fue lo que provocó la protesta formal del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los refugiados.

 

Uno de los problemas es que algunos de los deportados llevaban años viviendo en territorio dominicano con sus documentos en regla y no hablanban "creole", como afirma la ONG Human Rights Watch. La cuestión es que la apariencia haitiana no está bien vista en el país, aunque se trate de dominicanos generacionales. Los dominicanos tenemos que reforzar los 380 km de frontera para impedir el paso, porque una vez se encuentran los haitianos en territorio dominicano se convierte en un problema interno de nuestro país que hay que tratar de manera clara y transparente. El gran flujo migratorio de personas de Haití hacia la República Dominicana es uno de los principales problemas del país, pero resulta curioso que el tema siempre salga cuando hay elecciones. Este hecho convierte el problema en un tema partidista, puesto que provoca una disputa en base a qué partido o quién es más patriota.   

 

Según la Constitución Dominicana, se le otorga la nacionalidad a las personasas nacidas en nuestro territorio, pero en cambio se les niega a los dominico-haitianos la certificación de su nacionalidad, lo que los convierte en apátridas, y los coloca en una situación socioeconómica complicada. Para quien no lo sepa, el problema radica en una interpretación subjetiva de la Constitución (Artículo 11) que dice lo siguiente: "Son dominicanos, todas las personas que nacieran en el territorio de la República, con excepción de los hijos legítimos de los extranjeros residentes en el país en representación diplomática o los que estén de tránsito en él". Muchos haitianos ni son diplomáticos, ni están en tránsito. En base a esta cláusula se interpreta que los haitianos corresponden a personas en tránsito en el momento del nacimiento. De este modo se considera no dominicano a personas que llevan años, décadas o generaciones residiendo en el país. Esto es una violación de la Ley 95 y del Reglamento 279.                   

 

Hablar y reflexionar sobre el tema, equivale a poner en tela de juicio la identidad dominicana. La falta de formación y el miedo a comprometer su trabajo son los otros dos motivos que explican que pocos intelectuales dominicanos hablen o realicen estudios sobre el tema. Existen pocos estudios de autores dominicanos sobre la influencia de la cultura africana en la República Dominicana. Pocos se han atrevido a hablar abiertamente del tema, dejándolo a extranjeros como Carlos Estaban Deive y David Howard, quienes difícilmente pueden entender esta problemática, aunque éste último dió en el clavo con su libro: "Coloring the Nation: Race and Ethnicity in Dominican Republic (Lynne Rienner Publisher, 2001). La bibiografía domincana está compuesta, en su inmensa mayoría, en el estudio de la ascendencia hispana del país, cuando se trata de una ascendencia étnica minoritaria. Si repasan la historia del país en relación a Haití, parece que exista una estrategia de rechazo a todo lo que representa Haití en el imaginario colectivo dominicano. Trujillo murió, pero no su idea de refinamiento de la "raza", y lo "estéticamente blanco" sigue vigente. 

 

Sin tener en cuenta las ideologías políticas, el acceso a la presidencia de Leonel Fernández (mulato), evidencia que algo está cambiando en el país, aunque nos queda mucho camino por recorrer. Fernández, un hombre inteligente y capacitado, llegó al poder como el presidente español, Rodríguez Zapatero, por circunstancias del destino que tienen mucho peso en la política. Leonel llegó al Palacio Nacional en 1996 encabezando una coalición formada por el Partido de la Liberación Dominicana (PLD) y el Partido Reformista Social Cristiano (PRSC), cuando todo indicaba que Peña Gómez del Partido de la Revolución Dominicana tenía ventaja, pero no iba a alcanzar el 50% de los votos necesarios. El nombre de la coalición "Frente Patriótico" y el color del candidato del PRD, dieron mucho que pensar, ya que además, este partido había sido fundado por Juan Bosch. Muchos medios internacionales aludieron al hecho como una inmadurez de la democracia dominicana y un problema racial no reconocido.    

 El dominicano es el ser más inteligente del mundo, sabemos de todo, por eso somos capaces de inventarnos la historia si no nos interesa. Esta estructura mental, resultado de una identidad mal definida, no solo hace daño a los haitianos, sino a todos aquellos domincanos que por el color de su piel son discriminados en su propio país. La cultura dominicana es el resultado de un proceso de adaptación a un medio diferente al de las personas que emigraron o fueron traídas aquí.

 Es una cultura diferente a la europea, pero también diferente a la africana, que conjuga la herencia de ambas y le añade el sustrato indígena. El merengue, nacido a mediados del siglo XIX, es el más fiel exponente de esta mezcla de culturas.

 Tendríamos que estar orgullosos de nosotros mismos como pueblo singular, no reclamando identidades que no nos corresponden, porque con eso lo único que demostramos es que somos un pueblo acomplejado. Somos el primer país del mundo con mayoría mulata. Tenemos que dejar a trás esos complejos de inferioridad heredados del pasado y entrar en la era de la Globalización, caracterizada por la capacidad individual de cada uno, y no por el color de su piel. No quiero ser abogado del Diablo, pero alguien tiene que explicar las cosas como son para no seguir intentando engañarnos a nosotros mismos. El racismo es una herida que aún no ha cicatrizado en nuestro país, y negarse a reconocer este hecho solo contribuye a prolongar la hemorragia.

 Para que la República Dominicana sea el mejor país del mundo, tenemos que aceptar que nuestra gran riqueza cultural es el resultado de las aportaciones de muchas culturas, incluída la africana.

Entrar en el  absurdo juego racial, solo beneficia al "establisment" más típico de la colonización que de los nuevos tiempos. Cuando superemos este racismo entre nosotros los dominicanos, Quisqueya será un país mejor. Éste es un gran país, pero nos falta mucho por mejorar.

 

 

Autor: Alcides Pimentel Paulino

Copyright 2014 El Nuevo Diario | Todos los derechos reservados.

 
 
La Comisión Nacional de Deporte Universitario (CNDU) celebró a casa llena el taller titulado “Marketing Deportivo”, dirigido a encargados de comunicación, publicidad, mercadeo y directores de deportes de todas las universidades del país. 
La Cooperativa Empresarial realizó su tradicional entrega de útiles didácticos destinados a estudiantes de escasos recursos que estudian en planteles ubicados en el entorno de sus sucursales y centros de servicios en la capital y comunidades del interior. En las palabras centrales de la ceremonia, su gerente general, José Joaquín Suriel, informó que en esta ocasión la Cooperativa Empresarial ha multiplicado por tres los fondos destinados a la distribución de útiles didácticos al inicio de cada año lectivo. Dijo que esto ha sido posible por la generosidad de sus socios, quienes de motus propio decidieron aportar al programa parte de sus recursos para totalizar un millón de pesos y aumentar a diez mil el número de estudiantes beneficiados con las donaciones.
Microsoft realizó Reunión Anual de socios en República Dominicana
Leer Más [+]
Realizan cierre 7mo Festival de Lonchera Saludable
Leer Más [+]
Colegio Loyola Despidió Quincuagésima promoción AURUM 2014
Leer Más [+]
Presentan modernos equipos para la salud visual
Leer Más [+]
Le Beauté celebra su segundo aniversario
Leer Más [+]
Agencia Bella introduce al mercado el nuevo Honda City
Leer Más [+]
Sued & Fargesa S.R.L.  Lanza la línea Batiste de Shampoo Seco
Leer Más [+]
Iberia Celebra cena de Gala con Motivo de la Re- Apertura de la Ruta a Santo Domingo
Leer Más [+]

RedesSociales

  • ONU hará reunión de urgencia el jueves sobre el ébola

    Naciones Unidas, 15 sep (EFE).- El Consejo de Seguridad de la ONU celebrará el jueves una reunión de urgencia para abordar la crisis del ébola en África Occidental, anunció hoy la embajadora estadounidense ante Naciones Unidas, Samantha Power.

  • Hispanos se movilizan para influir en elecciones y lograr reforma migratoria

    Miami (EE.UU.), 15 sep (EFE).- El Mes de la Herencia Hispana que arranca hoy en Estados Unidos moviliza ya a los latinos en una campaña en la buscarán fortalecer su poder político en las elecciones legislativas de noviembre, con el gran objetivo de desbloquear la reforma migratoria.

  • Huracán Odile deja graves daños y miles de afectados en Baja California Sur

    México, 15 sep (EFE).- El huracán Odile impactó hoy contra las zonas turísticas del estado mexicano de Baja California Sur, en el noroeste del país, causando graves daños a la infraestructura urbana, inundando amplias áreas y dejando a miles de turistas varados y cientos de afectados, aunque sin ocasionar víctimas.

  • Chile hace seguimiento a 6 posibles portadores del ébola

    Santiago de Chile, 15 sep (EFE).- Las autoridades de salud de Chile han hecho seguimiento de seis personas llegadas al país desde África ante la posibilidad de que fueran portadoras del virus del ébola, por ahora con resultados negativos en todos los casos, informaron hoy fuentes oficiales.

  • Obama ampliará su plan de respuesta al ébola en África Occidental

    Washington, 15 sep (EFE).- El presidente de EE.UU., Barack Obama, prevé anunciar este martes un plan ampliado de respuesta a la epidemia de ébola en África Occidental para contener el brote y prevenir una posible mutación del virus, informó hoy la Casa Blanca.

  • La comunidad internacional promete apoyo militar y político a Irak

    París, 15 sep (EFE).- La comunidad internacional, representada por una treintena de naciones en la conferencia sobre la paz y la seguridad en Irak, prometió hoy a ese país ayudarle en su lucha contra el yihadista Estado Islámico (EI) con todos los medios necesarios, incluidos los militares.

  • Mexicanos celebran el "Grito", un mito más fuerte que la propia independencia

    México, 15 sep (EFE).- Millones de mexicanos conmemoran este lunes en su país y en el extranjero, sobre todo en Estados Unidos, el "Grito de la Independencia", un festejo que es motivo de alegría y cohesión nacional, y que para algunos historiadores tiene más valor que la concreción misma del proceso emancipador.

  • "Edouard" pasa a categoría 2 pero sigue alejado de zonas habitadas

    Miami (EE.UU.), 15 sep (EFE).- El huracán "Edouard" se fortaleció en las últimas horas y se convirtió hoy en un ciclón de categoría 2, con vientos máximos sostenidos de 165 kilómetros por hora, aunque no amenaza zonas habitadas en su camino hacia el norte del Atlántico.

  • Dos sismos de más de 5 grados sacuden península mexicana de Baja California

    México, 15 sep (EFE).- Dos sismos de más de 5 grados de magnitud en la escala de Richter sacudieron hoy la península mexicana de Baja California con epicentro en una zona aparentemente despoblada y sin que hasta el momento se hayan reportado víctimas o daños materiales, informó hoy el Servicio Sismológico Nacional (SSN).

CARICATURA
MÁS NOTICIAS DE HOY
Portada | Noticias Anteriores | Clasificados | Contáctenos
Desarrollado por Merit Designs
Avenida Francia No.41 esquina Rocco Cochía
Santo Domingo, Distrito Nacional,
República Dominicana
Teléfono: (809)687-7450 Fax: (809)687-3205
Email: redaccionnd@gmail.com