Jueves, 31 de Julio, 2014 Santo Domingo, República Dominicana

EDITORIAL

Se acaban los límites

EDICIÓN IMPRESA

SOBRE NOSOTROS

Quiénes Somos
Contáctenos
-44,520 Lectores Online
Opinión
Volver a portada Opinión
 
29/2/2012
¡Ay de mi país!, con tan pocos dolientes

Compartir:

 (+) Click para ampliar
 

No hay que ser una lumbrera, como se dice en el argot popular, ni un gran predictor; tampoco, politólogo de renombre internacional; y mucho menos, tecnócrata economista,  de éstos de nuevo cuño, aquellos ilusos y diseñadores de modelos, en base a sofisticadas ecuaciones, contentivas de variables subjetivas; determinación de promedios, índices, series históricas de datos, etc., que normalmente nunca aterrizan, respecto a la verdadera realidad de los pueblos, para darse cuenta de que esta nación no se está enrumbando por buenos caminos.

A propósito, y aunque hace varios años ya, siempre recordamos lo expresado durante una disertación de un renombrado profesional de esa disciplina - de las gráficas y pronósticos más que todo -, en la que, con mucha propiedad decía, que ya él no se consideraba ser economista, porque para ello, era necesario poseer una serie de conocimientos adicionales a los relativos propiamente a esa materia,  de manera que se  pudiera fungir como tal, con la efectividad debida, y no quedarse siempre haciendo pronunciamientos entretenedores, usando léxicos muy poco entendibles para las poblaciones en general.

Decía ese señor que, nadie a su entender podía hacer proyecciones, diseños de modelos y pronósticos de carácter económico, al margen de tener sólidos conocimientos sobre: antropología, historia, dialéctica, política - saber hablar mentiras con facilidad -, sociología y psicología, entre otros; y que él, de esas cosas  poco sabía. ¡Que sincero fue!

Ahora, retomando el tema central que  aquí se trata, una nación como ésta, que tiene como eje central de acción la politiquería partidarista, con el concurso de los sectores económicos de poder, tanto nacionales como extranjeros,  injerenciando estos últimos de forma significativa; tecnócratas de las llamadas ciencias económicas, alienados en su mayoría, y a sus servicios; endeudada hasta la coronilla, y concertando más empréstitos cada vez, ¿qué progreso real podría alcanzar?, sólo el aéreo que siempre se está proclamando.

Además, con una corrupción estatal rampante extrema, sin castigo; la falta de institucionalidad que se verifica; criminalidad e inseguridad ciudadana por doquier; un plano judicial como el que se gasta, pincelado con los colores de los partidos que rigen; como también, carente de servicios públicos imprescindibles (educación, salud y energía eléctrica, etc.), qué tan lejos podría llegar, que no sea, hasta el “derricadero” de un abismo profundo, presupuestado se podría decir, ya que las inacciones que se registran en todos los órdenes presentes, así lo hacen suponer.

Para ir formándose una idea de lo que podría venir, sólo hay que pensar en la cantidad de organizaciones políticas que se tienen, incluidos los ventorrillos, con las subvenciones económicas que implican, a cargo de los bolsillos de la población, para todas sus actividades proselitistas derrochadoras, capitaneadas, por cada cual buscando lo suyo.

De otro lado, el número de aspirantes a dirigir los destinos nacionales, que en adición a lo expresado en el párrafo anterior, constituyen hechos bastantes reveladores de cual podría ser el futuro incierto que les espera a los dominicanos, de mantenerse las situaciones enunciadas más arriba.

Ahora, con las expectativas electorales que se tienen, y la situación que se perfila, el panorama político-socioeconómico de los ciudadanos  y residentes de este país se podría complicar más aun, por la eventual instauración de una dictadura de partido, una única institución con todos los poderes a su favor; y, una oposición aglutinada, sin capacidad obvia para contrarrestar los efectos oficiales que se puedan tornar devastadores para la  población, de manera oportuna y efectiva.

La verdad es que, a pesar de las obras de relumbrón y el festival de inauguraciones presentes, así como las alharacas de bienestar prometedoras del oficialismo; los aparentes equilibrios económicos y adecuados manejos que se tienen en ese orden; al igual los “contestarismos”, las retaliaciones y los contra ataques proselitistas de los que habrán de enfrentarle durante los próximos comicios presidenciales, a celebrarse en mayo entrante, compuestos por entidades políticas debilitadas, y poco competitivas que, ante la eventualidad de que alguna pueda alcanzar el poder, nada en absoluto podrá hacer en favor del pueblo, con el escenario preparado que,  ex profeso, de seguro se le intentará dejar. Por tanto, al final del túnel, son muy pocas las luces que se advierten.

Esperemos a ver, qué es lo que va a pasar, después de las caricias electorales de estos meses, hasta los días cercanos al certamen de la escogencia presidencial; y, después del 16 de agosto del presente año. Lo desagradable que pueda  ocurrir, no será sorpresa para nadie. Y con el tiempo, se convertirá más bien después, en “crónica de una muerte anunciada”, al igual que el título de aquella famosa novela de Gabriel García Márquez ¡Sólo hay  que dejar que pasen los meses!, para comenzar a observar los acontecimientos.

 

Autor: Rolando Fernández

Copyright 2014 El Nuevo Diario | Todos los derechos reservados.

 
 
La Clínica Abreu celebró su graduación de las residencias médicas en “Imagenología y Radioterapia Oncológica”,  en la que recibieron certificado de su especialización tres médicos.Estas residencias médicas están avaladas por la Universidad Nacional Pedro Enríquez Ureña, UNPHU.Los especialistas certificados son los doctores Jofrenia Domitila de la Cruz Aquino y Melvin Manuel Rojas Ureña, y como especialistas en radioterapia oncológica fue certificada Nathalie del Pilar González Cazaño.
Presentan programa de entretenimiento y variedades “Vanidoso TV”
Leer Más [+]
tPago obtiene otro premio
Leer Más [+]
COOP-DGII inaugura un moderno edificio
Leer Más [+]
Be Live Hotels Hamaca reinaugura restaurante
Leer Más [+]
Fundación Vida y Esperanza desarrolla programas
Leer Más [+]

RedesSociales

CARICATURA
MÁS NOTICIAS DE HOY
Portada | Noticias Anteriores | Clasificados | Contáctenos
Desarrollado por Merit Designs
Avenida Francia No.41 esquina Rocco Cochía
Santo Domingo, Distrito Nacional,
República Dominicana
Teléfono: (809)687-7450 Fax: (809)687-3205
Email: redaccionnd@gmail.com