Jueves, 31 de Julio, 2014 Santo Domingo, República Dominicana

EDITORIAL

Se acaban los límites

EDICIÓN IMPRESA

SOBRE NOSOTROS

Quiénes Somos
Contáctenos
-586,193 Lectores Online
Opinión
Volver a portada Opinión
 
6/11/2008
“Análisis de la pesca milagrosa y la enseñanza de ella”

Compartir:

 

Hermanos y amigos que el Dios verdadero (Padre, Hijo y Espíritu Santo) les bendiga a todos, Mateo 28:19, en esta oportunidad hablaremos de la gran pesca milagrosa que tuvieron los discípulos del Señor Jesucristo luego de su encuentro con el Hijo de Dios y la enseñanza que podemos recibir de este hecho que se encuentra escrito en Lucas, capítulo 5, versículos 1 al 11, que dice: “Aconteció que estando Jesús junto al lago de Genesaret, el gentío se agolpaba sobre él para oir la palabra de Dios. Y vio dos barcas que estaban cerca de la orilla del lago; y los pescadores, habiendo descendido de ellas, lavaban sus redes. Y entrando en una de aquellas bancas, la cual era de Simón, le rogó que la apartase de tierra un poco; y sentándose, enseñaba desde la barca a la multitud. Cuando terminó de hablar, dijo a Simón: Boga mar adentro, y echad vuestras redes para pescar. Respondiendo Simón, le dijo: Maestro, toda la noche hemos estado trabajando y nada hemos pescado, más en tu palabra echaré la red. Y habiéndolo hecho, encerraron gran cantidad de peces, y su red se rompía. Entonces hicieron señas a los compañeros que estaban en la otra barca, para que viniesen a ayudarles; y vinieron y llenaron ambas barcas, de tal manera que se hundían. Viendo esto Simón Pedro, cayó de rodillas ante Jesús, diciendo: Apártate de mí, Señor, porque soy hombre pecador. Porque por la pesca que habían hecho, el temor se había apoderado de él, y de todos los que esaban con él y asimismo de Jacobo y Juan, hijos de Zebedeo, que eran compañeros de Simón. Pero Jesús dijo a Simón: No temas; desde ahora serán pescador de hombres. Y cuando trajeron a tierra las barcas, dejándolo todo, le siguieron”.

Bien, comenzamos diciendo que el Señor Jesucristo consciente de la labor que vino a realizar se dirigió a la región de Galilea, específicamente al lago de Genesaret, donde ocurrieron los hechos de la pesca milagrosa y la finalidad de la visita de nuestro Salvador por aquel lugar era enseñar la palabra y darse a conocer como enviado del Padre celestial a las personas que se reunieron a su alrededor, mientras exponía su mensaje. Lucas capítulo 5.

Ahora bien, debemos imaginarnos que el Señor les predicaba a sus compatriotas acerca de su necesidad de buscar a Dios y procurar restablecer su relación con él, para que todas las cosas que emprendieran puedan realizarse con la aprobación de aquel que todo lo puede y que se interesa por el bienestar de sus criaturas (Dios) y esto es así que las multitudes de pescadores se acercaban al Señor para escucharle, a tal punto que Jesucristo solicitó a Simón (Pedro) le permitiera usar su barca para poder lograr una mejor comodidad y así disertar la palabra de Dios que salía de su boca.

Por otro lado, luego de que el Señor termina el mensaje, quiso recompensar a los pescadores que le habían permitido subir a su barca para predicar a los oyentes y al mismo tiempo demostrar que si no habían pescado nada en toda la madrugada y parte del día, era porque ninguno de los presentes había solicitado la ayuda a Dios para tener éxito en su labor de trabajo coditiana para buscar su mantenimiento en el mar y el Señor dijo: “Boga (rema) mar adentro y echad vuestras redes para pescar”.

En este mismo orden de enseñanza, al echar las redes en el mar, la cantidad de peces que encerraron fue tan grande que no podían subir las redes y otros pescadores tuvieron que intervenir ante la magnitud de peces atrapados.

Hermanos y amigos, podemos pensar que el Señor Jesucristo creó esos peces instántaneamente para mostrar su poder o que Dios, quien controla la naturaleza (flora y fauna) o hizo que los peces emigraran en ese momento hasta ahí para poder bendecir a los pescadores con el sustento que buscaban. Bueno, sea como sea, el Señor tiene poder.

Mis queridos hermanos y amigos, el objetivo de este hecho no fue tan sólo dar alimentación a los pescadores, sino predicar la palabra de Dios y confirmarla con los hechos y al mismo tiempo hacer el llamado a las personas a servir u obedecer a Dios y confiar él en todos los momentos de su vida, buenos o malos.

Tambien, vemos que cuando los pescadores se dan cuenta quien es el que ha estado con ellos, reconocen la autoridad del Hijo de Dios y le piden que tenga misericordia de ellos, principalmente Simón Pedro y su hermano Andrés, Jacobo y Juan a quienes el Señor Jesucristo les recomienda a no temer y a partir de ese momento seguirle como sus discípulos.

Hermanos y amigos, estos hombres que el Señor llama a seguirle no eran ni fueron los sacerdotes (los cuales le rechazaron) ni administraban ninguna congregación religiosa, eran simplemente pescadores de mar, para establecerlos como apóstoles (mensajeros) para llevar su mensaje y capacitarlos física y espiritualmente para que pudieran continuar su labor por todo el mundo de llamar a la conversión a Cristo, a todos los hombres.

Mis queridos lectores, la pesca milagrosa realizada por la intervención sobrenatural del Hijo da Dios, es una muestra de que Dios controla la naturaleza, de que Dios conoce las necesidades de los seres humanos y de que debemos solicitar su ayuda cada vez que la necesitemos, pero lo más importante es que restablezcamos nuestra relación con él por medio de su Hijo Jesucristo, la forma de hacerlo es arrepintiéndonos de nuestros pecados como hicieron los discípulos desde ese momento y convertirnos al Señor y vivir de acuerdo a sus enseñanzas escritas en el Nuevo Testamento. Hechos 3:19.

Concluyendo, supongamos que estamos en una situación como la de aquellos pescadores, sea cual sea el área en la que se encuentre ahora, por qué no solicitar la intervención del Señor para provecho material y espiritual a través de la oración al Padre celestial en el nombre del Hijo Jesucristo, porque este acontecimiento milagroso nos enseña que Dios quiere ayudarnos en nuestras dificultades y el Señor sigue teniendo poder para resolver problemas.

Que el Señor les bendiga y nos ayude…

Nota: De usted llegar a la convicción de Convertirse a Jesucristo dé los siguientes pasos importantes: Visite una iglesia evangélica, Bíblica o Pentecostal, hable con Dios en oración todos los días y lea dos o tres capítulos de la Biblia al día. Estos artículos bíblicos están también en la sección de Opinión de este periódico en internet: www.elnuevodiario.com.do.

Autor: Miguel de J. Ramírez P.

Copyright 2014 El Nuevo Diario | Todos los derechos reservados.

 
 
La Clínica Abreu celebró su graduación de las residencias médicas en “Imagenología y Radioterapia Oncológica”,  en la que recibieron certificado de su especialización tres médicos.Estas residencias médicas están avaladas por la Universidad Nacional Pedro Enríquez Ureña, UNPHU.Los especialistas certificados son los doctores Jofrenia Domitila de la Cruz Aquino y Melvin Manuel Rojas Ureña, y como especialistas en radioterapia oncológica fue certificada Nathalie del Pilar González Cazaño.
Presentan programa de entretenimiento y variedades “Vanidoso TV”
Leer Más [+]
tPago obtiene otro premio
Leer Más [+]
COOP-DGII inaugura un moderno edificio
Leer Más [+]
Be Live Hotels Hamaca reinaugura restaurante
Leer Más [+]
Fundación Vida y Esperanza desarrolla programas
Leer Más [+]

RedesSociales

CARICATURA
MÁS NOTICIAS DE HOY
Portada | Noticias Anteriores | Clasificados | Contáctenos
Desarrollado por Merit Designs
Avenida Francia No.41 esquina Rocco Cochía
Santo Domingo, Distrito Nacional,
República Dominicana
Teléfono: (809)687-7450 Fax: (809)687-3205
Email: redaccionnd@gmail.com