• RD$212.80Gasolina Premium
  • RD$197.70Gasolina Regular
  • RD$155.60Gasoil Optimo
  • RD$148.00Gasoil Regular
  • RD$98.50GLP
  • RD$25.26Gas Natural
  • RD$111.90Avtur
  • RD$92.30FuelOil
  • RD$137.00Kerosene

Tasa de Cambio

RD$46.45CompraRD$47.01Venta
RD$47.00Compra RD$53.85Venta
Instagram Snapchat Facebook Twitter YouTube Linkedin
EDICIONES ANTERIORES ENVÍANOS TU DENUNCIA

El luto y el “disimulo”

Xiomarita PérezFolcloreando

Guardar luto era una tradición que no se pasaba por alto. Naturalmente, dependía de la relación o parentesco con la persona fallecida. Si era el padre o la madre era un luto “cerrado”, vestida de negro por dos o tres años. Era un recogimiento total, no se escuchaba música y las parejas se abstenían de tener relaciones sexuales, porque estaban pecando.

 Si eran tíos, padrinos, ahijados era “medio luto” con telas estampadas con diseños diminutos de color negro y blanco y el tiempo de este recogimiento variaba dependiendo de la relación afectiva. Lo mismo sucedía con los primos y primas que el color variaba. Podía ser negro y blanco, gris con blanco, tela de cuadrito morado y blanco y también se ponían un “disimulo” para los familiares lejanos y los vecinos, que solía ser gris, color crema, variando también el tiempo. Todavía esta costumbre existe, principalmente en los campos y si la persona que lleva el luto pasa de los 55 ó 60 años es muy probable que lleve el luto de por vida.

Ssssshhhh…..!Cuántas críticas surgían cuando no se “guardaba” el luto como era debido! Y pensar que los hombres “llevaban” el luto por dentro, no se les exigía.

“…..Hasta el Cementerio”

En los ’80, cuando trabajaba en este periódico como cronista social, mientras asistía a una de las actividades nocturnas, esta vez en el hotel Lina, salí a las 10:30 para tomar un carro público y  regresar a mi casa. Yo vivía en la calle Arturo Logroño del ensanche La Fe, la calle de la Refinería de Sal, que es perpendicular a la Máximo Gómez, la cual sale al Cementerio.

Duré unos 40 minutos diciéndole a todos los carros públicos que pasaban: “derecho…. hasta el Cementerio”; “derecho……..hasta el Cementerio”; “derecho…….hasta el Cementerio”; “derecho…..hasta el Cementerio. No tuve suerte!!!. Uno de los colegas que estuvo en la actividad, al verme solita, tan tarde en la noche, me llevó a mi casa.

Al día siguiente, recordando mi vestimenta que consistía en un bello vestido negro largo en algodón, con una hebilla plateada en el bajo vientre y la espalda semi descubierta y que cada vez que le decía a los choferes: “derecho…..” ellos se paraban, pero cuando terminaba la oración: “…..hasta el Cementerio”,  aceleraban, comprendí que ellos creían que yo era una muerta. Y en realidad yo les decía “hasta el Cementerio” para que no pensaran que iban a llegar hasta la Nicolás de Ovando conmigo, sin yo saber que con esta frase los ahuyentaba. Mientras viví en esa calle, ¡cero vestidos negros! en horas de la noche y pedía solamente "de-re-cho"

                                                                                   

 xiomaritabrinca@hotmail.com

COMENTARIOS

Comentarios

Envíanos tus denuncias

Suscríbete a nuestro Newsletter

Instagram Snapchat Facebook Twitter YouTube Linkedin

© Copyright 2017 El Nuevo Diario. todos los derechos reservados.
Página web desarrollado por Merit Designs

Top